Esta semana, la estrella de “Kate + 8” Kate Gosselin finalmente consiguió vender la casa donde se filmó el reality show protagonizado por ella y sus hijos, al menos según el sitio web TMZ.

La casa, ubicada en Pensilvania y que consta de 6 dormitorios y siete baños, fue adquirida en 2008 por $1,1 millones.

Después de divorciarse de Jon Gosselin y posteriormente terminar el programa, ella y sus hijos permanecieron en la casa de la familia. Actualmente, con Maddy y Kara en la universidad y Hannah y Collin bajo la custodia de su padre, Kate tenía solamente 4 de sus hijos en la residencia.


En el exterior, la casa tiene piscina, patio trasero, spa y cocina. En su interior cuenta con cocina gourmet, chimenea, sala de juegos y una “cueva para hombres”, una especie de área de entretenimiento masculino.

Aunque todavía ni todo se ha hecho oficial, según TMZ, la venta debe concluir en unos días. La casa fue entregada al nuevo dueño por $1.3 millones.

Para estar informado sobre el asunto, visite diariamente la revista “O Mundo Online” o síganos en Instagram, Facebook y Twitter.