Aparentemente, el protagonista de “Madres Adolescentes” Max Schenzel fue expulsado del departamento donde vivía con su novia, Chloe Mendoza, y la hija de la pareja, Ava.

En un video de YouTube, Chloe explicó que le había pedido a Max que regresara a la casa de su padre cuando él volvió a consumir narcóticos. Según ella, el novio habría permanecido sobrio durante unos cinco meses, pero recientemente volvió a las drogas.

En otro video, Max explicó su versión de la historia, diciendo que no debería ir a prisión por “ser un buen tipo” y culpando al sitio web “Starcasm” por publicar noticias falsas.


Max también dijo que necesitaría alejarse de viejos amigos para evitar las drogas.

“El único momento en que hago tonterías, uso drogas o infrinjo la ley es cuando estoy cerca de mis viejos amigos que infringen la ley.”

En cuanto a Chloe, Max dijo que quería estar sobrio para que pudieran restablecer su relación:

“Estoy decidido y convencido de que si permanezco sobrio y capaz de mantener a mi familia con mi nuevo trabajo, volveremos a estar juntos”.