Cansada, la estrella de “Un Gran Mundo Pequeño” Tori Roloff informó en las redes sociales que tuvo algunas dificultades con su pequeña hija Lilah Ray, durante el regreso de un viaje a Disney realizado por la familia hace unos días.

“Sé que las redes sociales a veces pueden garantizar que tengamos todo bajo control en todo momento”, dijo Tori. “Ésa no es la verdad”.

Tori contó, entonces, que éste no había sido el mejor viaje de su vida, ya que a Lilah no parecía gustarle mucho los aviones (aunque había dormido durante todo el viaje de ida).


“Se me estaba acabando la paciencia y me sentí como un completo fracaso en el avión”, confesó. “Estaba muy frustrada y me sentía una mala madre por salir de mi casa con mi hija de dos meses.”

Tori explicó que recibió una ayuda inusual: una mujer, sin conocerla, le ofreció una galleta casera. Y cuando la estrella estalló en llanto, le dije que “estaba haciendo un buen trabajo”.

“Me salvó la noche”, explicó. “Sólo quería decirle ‘gracias’.”