Aparentemente, los protagonistas de “Madres Adolescentes” McKayla Adkins y Caelan Morrison rompieron nuevamente su relación. Mckayla y Caelan han vivido juntos, junto con sus hijos pequeños, en un departamento alquilado desde el año pasado.

La pelea parece haber comenzado debido al proceso judicial relacionado con la custodia de sus hijos (que comenzó durante la primera separación de la pareja). Según informes, Caelan necesitaría realizar una prueba de ADN para garantizar sus derechos sobre los niños, lo que Mckayla se habría negado a financiar y costaría $480.

“Estaba desempleado”, dijo Caelan sobre el tema. “Acabo de conseguir un trabajo en un ferrocarril. Estaba a punto de recibir dinero y Mckayla dijo que se encargaría de pagar por adelantado.”

Mckayla, a su vez, se defendió diciendo:

“Dije que no porque no tengo $480, porque pago todas las cuentas. No tenía trabajo. No tenía dinero para pagar facturas. Pagué todo porque era la única que estaba trabajando.”


Pero la historia no terminó allí: Caelan también dijo que Mckayla tendría dinero para pagar, porque “gasta más que eso en tatuajes y marihuana medicinal”. Ella respondió diciendo que necesitaba comprar más hierba, porque Caelan la fumaba y dejaba que sus amigos también lo hicieran, lo que la hizo dejar de comprar.

Mckayla y Caelan aún habrían probado la terapia de pareja, pero sin mucho éxito. Y, una vez más, durante la pelea, la familia Caelan y Mckayla hizo varias “lives” en Instagram.

Al fin, Mckayla habría abandonado la casa alquilada donde vivían los dos y, en este momento, Caelan estaría evaluando si vale la pena quedarse en el lugar sin su novia e hijos.