Esta semana, la estrella de “Todo en 90 Días” fue sincera acerca del fin su relación con su ex esposo, Jay Smith.

Ashley reveló detalles sobre su celebración de cumpleaños, que ocurrió poco después de solicitar el divorcio por segunda vez.

“Habíamos terminado y acababa de solicitar el divorcio por segunda vez”, informó Ashley. “Se presentó en mi fiesta sin previo aviso y dijo ‘feliz cumpleaños’. Bebió y habló con sus amigos. Tan pronto como salí por la puerta y recogí el uber, me desplomé. Las lágrimas cayeron. En ese momento, vi… Vi que fallé. Fallé mi matrimonio, conmigo misma, con mis hijos. Mi corazón se rompió en un millón de pedazos y las paredes cayeron sobre mí.”

Martson también dijo que la razón por la que estaba exponiendo su vida era para dejar en claro a la gente que “está bien caerse”:


“Sólo quiero que la gente sepa que está bien no estar bien. Está bien llorar. Está bien no ser fuerte todo el tiempo. Está bien fallar. El problema es dejar que te destruya. Puedes recuperarte y comenzarás a recoger tus pequeñas piezas ”.

Sobre Jay, Ashley fue directa:

“En este momento, todavía me duele. Aún lo amo. Acabo de aceptar el hecho de que se acabó y estaré bien. Entonces, para los que sufren, sepan que estos sentimientos son fugaces y que ustedes se recuperarán. El tiempo lo cura todo. No hay más Ashley y Jay y termino esto afirmando que esta es la última vez que hablo sobre nosotros o nuestra relación.”