Los protagonistas de “Todo en 90 Días” Ashley Martson y Jay Smith se casaron en Las Vegas y desde ese momento comenzaron una serie de “idas y venidas”.

Ashley, después de descubrir que Jay tenía un perfil de Tinder para hablar con otras mujeres, inició el proceso de divorcio. Sin embargo, once días después, decidió darle otra oportunidad a su esposo.

Pero Jay permaneció en la misma posición: poco después, Ashley descubrió que la había engañado con una cliente de donde trabaja como tatuador. Luego solicitó una orden de protección contra Jay, quien no la obedeció y fue arrestado por algún tiempo.


Pero la historia no ha terminado: en algún momento después de que Jay fue liberado, Ashley decidió darle al muchacho otra oportunidad, que volvió a fallar. Pronto descubrió que su esposo no sólo la había traicionado nuevamente, sino que podría haber embarazado a otra mujer. El embarazo no era cierto, pero el divorcio de la pareja se materializó.

Por el momento, Ashley y Jay ya no están juntos.