Fernando Allende, Mari y sus hijos, Elan y Adán, son protagonistas del show “Dinastías mexicanas”, producido originalmente por el canal Bravo y transmitido por TLC en América Latina.

La familia tuvo su inicio de una manera muy peculiar: aunque Meri no quería ninguna relación seria, Fernando se enamoró a primera vista. Sin embargo, él, que ya era un famoso actor y músico cuando los dos se conocieron en Puerto Rico, pronto conquistó a su futura esposa.

Fernando, que quería tener una esposa, dice que lo que más le encantó de Meri fue la forma cariñosa y celosa que trató con sus fanáticos.

“Me enamoré en el momento en que vi cómo trataría a los fanáticos”, dice Fernando.


Meri, que no planeaba ser madre, fue finalmente convencida por su esposo y ambos criaron a sus dos hijos en Aspen, Colorado.

Meri dice que lo que más admira en México es el respeto que los mexicanos sienten por su familia. Los Allende acordaron participar en el espectáculo para mostrar algo de la cultura del país.

“La gente está entendiendo mejor lo que es México. Tenemos cultura, gastronomía, música, cine”, explicó Meri.

“No queremos decir que todo México vive como nosotros, pero estamos muy felices de compartir quiénes somos y cómo vivimos”, agregó Fernando.